Actualidad

Noticias

Se han actualizado los criterios técnicos sanitarios para las piscinas

Publicado el 03/10/2013

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone


Una nueva norma estatal, que entrará en vigor el 12 de diciembre, complementa la regulación actual de las instalaciones de piscinas atendiendo a la necesidad, entre otros, no sólo ya de actualizar los criterios de calidad del agua, sino de establecer unos mínimos de calidad del aire en piscinas cubiertas dentro del ámbito de aplicación.
Este Real Decreto tiene por objeto establecer los criterios básicos técnico-sanitarios de la calidad del agua y del aire de las piscinas de uso público o privado instalada en el territorio español o bajo bandera española, con la finalidad de proteger la salud de los usuarios de posibles riesgos físicos, químicos o microbiológicos derivados del uso de las mismas.
Se excluyen del ámbito de aplicación las piscinas naturales y los vasos termales o mineromedicinales.
Se fijan parámetros, valores paramétricos a cumplir en el agua de los vasos de estas piscinas y su frecuencia mínima de muestreo. Estos valores se basan principalmente en motivos de salud pública y en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, aplicándose, en algunos casos, el principio de precaución para asegurar un alto nivel de protección de la salud de los usuarios. Ante incumplimientos de los criterios de calidad que señala esta disposición, será necesaria la investigación de la causa subyacente y garantizar que se apliquen lo antes posible las medidas correctoras y preventivas para la protección de la salud de los usuarios.
También la calidad del aire deberá ser la adecuada en aquellas piscinas cubiertas, incluidos centros de hidromasaje y piscinas terapéuticas, por lo que se fijan una serie de parámetros básicos operacionales que sirvan al titular de la piscina, para tener una correcta calidad del aire que no produzca riesgos para la salud.
Además, el público deberá recibir información suficiente y oportuna sobre la calidad del agua de la piscina, las medidas correctoras y preventivas, así como todos aquellos aspectos que afecten a situaciones de incidencias y que puedan implicar un riesgo para la salud de los usuarios o que sean de su interés.
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad elaborará el informe nacional anual con los datos que una vez al año remitan las comunidades autónomas que servirán de instrumento para el seguimiento de la aplicación de la norma y futuras políticas sanitarias así como para la información pública.
Este Real Decreto deroga las siguientes normas: 
  • La Orden de 31 de mayo de 1960 sobre piscinas públicas 
  • La Orden de 12 de julio de 1961 por la que se someten las piscinas privadas a lo dispuesto en la de 31 de mayo de 1960, reguladora del funcionamiento de estas instalaciones de carácter público 
  • Así como cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en este real decreto. 
Además, introduce modificaciones en el artículo 10 del Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano, referente a los aparatos de tratamiento de agua instalados en edificios.