Actualidad

Noticias

Europa a favor de reducir el ruido de los coches.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

En la propuesta de reglamento votada el pasado 6 de febrero en la Eurocámara, los eurodiputados se han manifestado a favor de que se establezcan límites al ruido provocado por el motor de los vehículos y que afecta a la salud de los ciudadanos. Además, la propuesta incluye medidas como la creación de un sistema de etiquetado de ruido para los vehículos nuevos, y establece normas para la fabricación de coches eléctricos e híbridos que sean suficientemente audibles para los peatones.

La exposición continua a niveles elevados de ruido causado por el tráfico puede agotar las reservas físicas, perturbar el buen funcionamiento de los órganos y conducir al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, entre otros problemas. Según investigaciones realizadas por la Agencia Europea del Medio Ambiente, la mitad de la población urbana de la UE está expuesta a niveles de ruido superiores a 55 decibelios como consecuencia del ruido provocado por los vehículos.

El informe aprobado hoy por los diputados, por 401 votos a favor, 228 en contra y 20 abstenciones-, tiene como objetivo aumentar la salud pública contra los efectos negativos del ruido del tráfico. Según ha declarado el ponente Miroslav Ouzký (ECR, República Checa), durante el debate previo a la votación, "este impacto se ha demostrado científicamente (...), pero la propuesta legislativa está totalmente centrada en el ruido generado por el motor del vehículo". Asimismo, ha añadido Ouzký, "tenemos que hacer frente a otros factores como la calidad del alquitrán, la aerodinámica y los neumáticos".

El siguiente paso en este proceso es la negociación de un acuerdo entre el PE y los Estados miembros del UE.

Niveles de ruido más estrictos

La primera fase de reducciones se aplicará a los nuevos modelos de vehículos y la segunda a todos los vehículos nuevos que entren en servicio. Asimismo, el texto aprobado propone introducir nuevos límites a los seis y ocho años a partir de su entrada en vigor.

El límite para los coches estándar se reducirá de 74 a 68 decibelios y a los vehículos más potentes sólo se les permitirá un margen de 2 o 6 decibelios extra. El límite para los camiones pesados (de más de 12 toneladas) se mantendrá en los 81 decibelios.

Por otro lado, los eurodiputados han reconocido que el ruido de vehículos también se ve afectado por la superficie de la carretera, el ruido de los neumáticos y la aerodinámica.

Etiquetas de ruido

Para que los posibles compradores conozcan el nivel sonoro de los nuevos vehículos de motor, el reglamento propone la introducción de un sistema de etiquetado similar al que se utiliza para indicar el consumo de combustible, el ruido de los neumáticos y las emisiones de CO2. Además, los diputados sugieren que esta información también esté disponible en el material técnico de promoción en los puntos de venta.

Peligrosos por ser silenciosos

Otro tema de preocupación reflejado en el reglamento es que el motor de los coches eléctricos e híbridos es tan silencioso que puede suponer una amenaza para los peatones. Por ello, los eurodiputados han propuesto el desarrollo de "sistemas de alerta acústica de vehículos" (AVAS).