Actualidad

Noticias

El PE aprueba nuevos límites para las emisiones de CO2 de las furgonetas

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

El Parlamento Europeo ha reducido este martes el límite para las emisiones de CO2 de los nuevos vehículos comerciales ligeros que se vendan en la UE, que pasará de los 203 g/km actuales a 147 g/km en 2020. El texto, que ya ha sido acordado con los ministros de los Veintiocho, también reclama la introducción de procedimientos de ensayo más fiables a la hora de medir las emisiones contaminantes.

"Hemos conseguido un buen resultado después de difíciles negociaciones. Me alegro de que no hayamos cedido a ningún tipo de presión para cambiar los objetivos. Como la vida útil de los vehículos comerciales ligeros es más larga que la de los turismos, es apropiado que nos ciñamos a la meta que nosotros mismos fijamos", ha afirmado el ponente del informe, Holger Krahmer (ALDE, Alemania). El texto ha sido adoptado con 552 votos a favor, 110 en contra y 12 abstenciones.

El objetivo de los 147 g/km para 2020 representa el techo de emisiones medias autorizadas para toda la flota de modelos de fabricantes comunitarios de furgonetas de hasta 2,610 toneladas sin carga y 3,5 toneladas con ella. La nueva norma se aplicará a aquellos que produzcan más de 1.000 vehículos al año, según han acordado los eurodiputados y el Consejo.

En este sentido, los fabricantes deberán producir suficientes modelos de furgonetas con bajo nivel de emisiones para compensar aquellos más contaminantes y cumplir, de este modo, con el equilibrio global de 147 g/km en 2020, bajo pena de sanciones.

Fin de los "supercréditos" en 2018

Para lograr sus objetivos, los productores de vehículos comerciales ligeros contarán con un sistema de "supercréditos", que otorga más importancia a los vehículos que emitan menos de 50 g/km. Este sistema ya existe pero no va a renovarse, por lo que expirará en 2018.

Procedimientos de ensayo más fiables

El texto adoptado pone en evidencia las lagunas de los actuales ensayos medioambientales, que los fabricantes han explotado para generar cifras de consumo y emisiones que son casi imposibles de conseguir bajo las condiciones de conducción normales del día a día.

Durante las negociaciones, los parlamentarios han obtenido el compromiso de la Comisión Europea de poner en marcha lo antes posible el procedimiento mundial de ensayo de vehículos ligeros (WLTP, por sus siglas en inglés) definido por la ONU.