Actualidad

Noticias

RITE: Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios

Publicado el 07/09/2018

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

El RITE, Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios establece las condiciones que deben cumplir las instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, para conseguir un uso racional de la energía

El Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, es la norma que aprobó el nuevo Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios (RITE). La necesidad de trasponer la Directiva 2002/91/CE, relativa a la eficiencia energética de los edificios y la aprobación del Código Técnico de Edificación por el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, derivaron en la redacción de un nuevo texto que derogó el antiguo RITE, aprobado por el Real Decreto 1751/1998, de 31 de julio.

¿Qué es el RITE?

El RITE establece los requisitos mínimos que deben cumplir aquellas instalaciones destinadas a atender la demanda de bienestar térmico e higiene en instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria con el objetivo de realizar un uso eficiente de la energía. En este sentido, podemos decir que el RITE se enmarca en el plan de ahorro y eficiencia energética de España orientado a fomentar la utilización de energías limpias.

La necesidad de transponer al ordenamiento jurídico español la Directiva 2010/31/UE, relativa a la eficiencia energética de los edificios, y la exigencia establecida en la disposición segunda del Real Decreto 1027/2007, de proceder a una revisión periódica en intervalos no superiores a cinco años de la exigencia de eficiencia energética, hicieron necesario llevar a cabo una serie de modificaciones en el actual RITE.

Por esta razón el Real Decreto 238/2013, de 5 de abril, modifica algunos artículos e instrucciones técnicas del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, aprobado por el Real Decreto 1027/2007.

Objetivos del RITE

El objetivo del RITE es cumplir con las exigencias en materia de eficiencia energética y seguridad:

  • Funcionamiento más eficiente en los equipos de generación de calor y frío, así como los destinados al movimiento y el transporte de fluidos.
  • Mejorar el aislamiento en los equipos y conducciones de los fluidos térmicos.
  • Mejorar la regulación y el control para preservar las condiciones de diseño previstas en locales climatizados.
  • Uso de energías renovables disponibles, en concreto la energía solar y la biomasa.
  • Implantación de subsistemas de recuperación de energía y el aprovechamiento de energías residuales.
  • Sistemas obligatorios de contabilización de consumo en instalaciones colectivas.
  • Desaparición gradual de combustibles sólidos más contaminantes.
  • Desaparición gradual de equipos generadores menos eficientes desde el punto de vista energético.

Ámbito de aplicación

  • Se consideran instalaciones térmicas aquellas instalaciones fijas de climatización (calefacción, refrigeración y ventilación) y de producción de agua caliente sanitaria, destinadas a atender la demanda de bienestar térmico e higiene de las personas.
  • El RITE se aplica a las instalaciones térmicas en los edificios de nueva construcción y a las instalaciones térmicas que se reformen en los edificios existentes. Por reformas se consideran:
  1. La incorporación de nuevos subsistemas de climatización o de producción de agua caliente sanitaria o la modificación de los existentes.
  2. La sustitución de un generador de calor o frío por otro de diferentes características.
  3. La ampliación del número de equipos generadores de calor o frío.
  4. El cambio del tipo de energía utilizada o la incorporación de energías renovables.
  5. El cambio de uso previsto del edificio.

 

  • También se considera reforma el reemplazo de un generador de calor o frío por otro de similares características, aunque no suponga una modificación del proyecto o memoria técnica

Contenido del RITE

Para una mejor compresión y uso del RITE, éste se divide en dos partes:

  • Disposiciones generales: contiene condiciones generales de su aplicación y los requisitos de bienestar, higiene, eficiencia energética y seguridad que deben cumplir dichas instalaciones.
  • Instrucciones técnicas: contienen las exigencias técnicas y su cuantificación. Esta cuantificación se lleva a cabo con el establecimiento de valores límite y procedimientos expresados en métodos de verificación o soluciones sancionadas por la práctica cuyo uso permite acreditar su cumplimiento.

Información para el cumplimiento de exigencias

Para facilitar el cumplimiento de los requisitos del RITE, se han creado unos documentos reconocidos que se definen como documentos técnicos. Aunque no poseen carácter reglamentario, cuentan con el reconocimiento del Ministerio de Industria, Energía y Turismo y del Ministerio de Fomento.

En estos documentos se puede encontrar el siguiente contenido:

  • Guías técnicas o códigos de buena práctica sobre procedimientos de diseño, dimensionado, montaje, mantenimiento, uso o inspección de instalaciones térmicas.
  • Métodos de evaluación, modelos de soluciones, software y datos estadísticos sobre este tipo de instalaciones.
  • Guías de aplicación con criterios que contribuyen a una mejor aplicación técnico-administrativa del reglamento.
  • Otros documentos que faciliten su aplicación, excluyendo los referidos al uso de un producto o sistema particular o bajo patente.

Certificados de instalación

Una vez completada la instalación y las pruebas de puesta en servicio, el instalador habilitado y el director de la instalación deben suscribir el certificado RITE. Este, cuyo modelo lo establece el órgano competente de cada Comunidad Autónoma, debe contener la siguiente información:

  • Identificación y datos de las principales características técnicas de la instalación
  • Identificación de la empresa instaladora, instalador habilitado con carné profesional y director de la instalación
  • Resultados de las pruebas de puesta en servicio
  • Declaración expresa de que la instalación ha sido ejecutada según el proyecto o memoria histórica, además de cumplir con los requisitos exigidos por el RITE

Mantenimiento y uso

El mantenimiento debe realizarse con el objetivo de garantizar la máxima eficiencia energética, la protección del medio ambiente y las exigencias establecidas en el proyecto o memoria técnica de la instalación:

1. Mantenimiento preventivo

Las instalaciones térmicas se mantendrán de acuerdo con las operaciones y periodicidades especificadas en el programa de mantenimiento preventivo establecido en el «Manual de Uso y Mantenimiento».

2. Programa de gestión energética

  • Evaluación periódica del rendimiento de los equipos generadores de calor.
  • Evaluación periódica del rendimiento de los equipos generadores de frío.
  • Seguimiento periódico del consumo de agua caliente sanitaria y de la contribución solar en instalaciones de energía solar térmica.
  • Asesoramiento energético.

3. Instrucciones de seguridad, de manejo y obra y de mantenimiento

Para reducir el riesgo de que los usuarios u operarios sufran daños en el uso de la instalación.

Certificados de mantenimiento

Las instalaciones RITE en las que la potencia térmica nominal total instalada en generación de calor o frío supere los 70 KW están obligadas a suscribir un certificado de mantenimiento. Este se enviará al órgano competente de la Comunidad y el titular de la instalación debe guardar una copia para incorporarlo al Libro del Edificio cuando este exista. Los certificados de mantenimiento tienen una validez de un año.

Estos certificados deben contener la siguiente información:

  • Identificación de la instalación, con el número de expediente inicial con el que se registró.
  • Identificación de la empresa mantenedora, mantenedor habilitado responsable de la instalación y del director de mantenimiento, cuando la participación de este último sea obligatoria.
  • Declaración expresa de que el mantenimiento de la instalación se ha realizado de acuerdo con el Manual de Uso y Mantenimiento, además cumplir con los requisitos exigidos.
  • Resumen de consumos anuales registrados: combustible, energía eléctrica, agua para el llenado de instalaciones, agua caliente sanitaria, totalización de contadores individuales de agua caliente sanitaria y energía térmica.
  • Resumen de las aportaciones anuales: térmicas de la central de producción y de las energías renovables y/o cogeneración en caso de que las hubiera.

En el supuesto de no poder obtener los datos anteriores, se justificará en el certificado de mantenimiento.

Inspecciones RITE

Las inspecciones se realizan con el objetivo de verificar el cumplimiento reglamentario. Los órganos competentes de cada Comunidad serán los encargados de adoptar las medidas necesarias para llevar a cabo las inspecciones periódicas.

Se distinguen dos tipos de inspecciones:

1.       Inspecciones iniciales

Las que se realizan para comprobar el cumplimiento del RITE una vez ejecutada la instalación térmica y haber sido presentada la documentación pertinente para su puesta en servicio.

2.       Inspecciones periódicas de eficiencia energética

Las instalaciones térmicas se someterán a inspecciones a lo largo de su vida útil con el objetivo de verificar el cumplimiento de la exigencia de eficiencia energética en RITE. Una vez realizada la inspección periódica, la calificación de la inspección podrá ser la siguiente:

  • Aceptable: no se determina la existencia de algún defecto grave o muy grave.
  • Condicionada: cuando se detecta la existencia de, al menos, un defecto grave o de un defecto leve ya detectado en otra inspección anterior y que no se haya corregido.
  • Negativo: cuando se detecta al menos un defecto muy grave.

Desde ENVIRA Ingenieros Asesores hemos desarrollado EcoGestor GMAO, una avanzada herramienta que permite llevar al día las rutinas de mantenimiento preventivo y correctivo de instalaciones y equipos industriales. Con este software se pueden programar automáticamente revisiones e inspecciones para cumplir siempre con la legislación vigente y el plan de mantenimiento industrial.