Actualidad

Noticias

Equipos de protección individual: normativa específica

Publicado el 21/01/2019

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone
equipos de proteccion individual normativa

¿Cuáles son las leyes que regulan la elección, el uso y la fabricación de los EPIS? Abordamos la todas las dudas sobre los equipos de protección individual y su normativa.

Para los equipos de protección individual existe una normativa específica. Sin embargo, es importante distinguir entre la legislación que regula el diseño y la fabricación de equipos de protección individual (EPIs) y la que regula su elección y uso. Entonces, ¿cuáles son los dos tipos de normas vigentes sobre EPIs?

1.  Reglamento Europeo sobre los Equipos de Protección Individual

El Reglamento (UE) 2016/425 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de marzo, relativo a los Equipos de Protección Individual y por el que se deroga la Directiva 89/686/CEE, tiene como objetivo armonizar la normativa de Seguridad y Salud en todos los estados miembros y mejorar las deficiencias y debilidades en cuanto a los EPI, regulando su diseño y fabricación.

1.1 Categorías EPIs

Esta normativa europea determina las tres categorías de riesgo del que el EPI debe proteger a los usuarios:

Categoría I.

  • Lesiones mecánicas superficiales.
  • Contacto con materiales de limpieza de acción débil o contacto prolongado con agua.
  • Contacto con superficies calientes que no excedan de 50 °C.
  • Lesiones oculares causadas por la luz solar (salvo durante la observación del sol.
  • Condiciones atmosféricas que no sean de naturaleza extrema.

Categoría II.

  • Todos aquellos riesgos que no incluyan las categorías I y III.

Categoría III.

  • Sustancias y mezclas peligrosas para la salud.
  • Atmósferas con falta de oxígeno.
  • Agentes biológicos nocivos.
  • Radiaciones ionizantes.
  • Ambientes con altas temperaturas cuyos efectos sean comparables a los de una temperatura del aire de al menos 100 °C.
  • Ambientes con bajas temperaturas cuyos efectos sean comparables a los de una temperatura del aire de – 50 °C o menos.
  • Caídas de altura.
  • Descargas eléctricas y trabajos en tensión.
  • Ahogamiento.
  • Cortes por sierras de cadena accionadas a mano.
  • Chorros de alta presión.
  • Heridas de bala o arma blanca
  • Ruidos nocivos.

1.2 Fechas importantes reglamento europeo EPIs

Aunque esta normativa europea entró en vigor en 2016, no fue hasta el 21 de abril de 2018 cuando comenzó a aplicarse. Para que fabricantes y otros agentes económicos dispongan de tiempo suficiente para adaptarse a los requisitos del Reglamento, se ha establecido el siguiente calendario:

  • Hasta el 21 de abril de 2019: fecha límite para comercializar EPIs según la normativa derogada. A partir de entonces solo se podrán poner en el mercado EPIS conforme a la nueva legislación, por eso se trata de una norma que afecta en especial a empresas distribuidoras.
  • Entre el 21 de abril de 2019 y el 21 de abril de 2023: Los certificados de examen CE de tipo expedidos y las decisiones de aprobación emitidas con arreglo a la Directiva 89/686/CEE para los EPIS puestos en el mercado antes del 21 de abril de 2019 siguen siendo válidos, a no ser que expiren antes del 21 de abril de 2023.
  • A partir del 21 de abril de 2023: todos los EPIS deben estar certificados de acuerdo con el Reglamento 2016/425. No pueden existir Certificados de Examen CE de tipo y decisiones de aprobación emitidas con arreglo a la Directiva 89/686/CEE.

equipos protección individual normativa

2. Legislación sobre elección y utilización de EPIs

La norma que regula las disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización de equipos de protección individual por parte de los trabajadores, es el Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo.

2.1 Principales obligaciones del empresario

El empresario tiene la obligación de:

  • Determinar qué puestos deben utilizar EPIs y precisar las partes del cuerpo a proteger y el tipo de equipo a utilizar.
  • Proporcionar los EPIs de manera gratuita a los trabajadores.
  • Velar que la utilización de los EPIs se realiza conforme a lo establecido en la normativa.
  • Garantizar que el mantenimiento se realiza conforme a lo establecido en la normativa.

Además, el empresario debe adoptar las medidas adecuadas para que los trabajadores reciban la información necesaria sobre el uso de EPIs antes de comenzar los trabajos como, por ejemplo, de qué riesgos les protegen y las actividades en las que deben utilizarse. Además, las instrucciones deben ser proporcionadas por escrito y el manual de instrucciones del fabricante tiene que estar siempre a disposición de los trabajadores.

2.2 ¿Qué condiciones que deben reunir los EPIs?

Los equipos de protección individual deben proporcionar una protección eficaz frente a los riesgos que motivan su uso:

  • Respondiendo a las condiciones existentes en el lugar de trabajo.
  • Teniendo en cuenta las condiciones físicas y el estado de la salud del trabajador.
  • Adecuándose al portador después de haber realizado los ajustes necesarios.

En el supuesto de que se dieran riesgos múltiples, el uso de EPIs debe ser compatibles entre sí y mantener su eficacia con el riesgo asociado al trabajo.

2.3 ¿Cómo se determina su elección?

El empresario debe llevar a cabo un análisis para:

  • Evaluar aquellos riesgos que no se pueden limitar o evitar lo suficiente a través de otros medios.
  • Definir las características que deben reunir, teniendo en cuenta la naturaleza y magnitud de los riesgos.
  • Comparar las características de los equipos que distribuyen las empresas en el mercado. Esto implica que el empresario debe optar por aquellos EPIs adaptados a la nueva normativa europea.

2.4 Obligaciones de los trabajadores.

Al igual que el empresario tiene obligaciones en la elección de los equipos de protección individual, los trabajadores también las tienen. Estos deben:

  • Utilizar y cuidar correctamente los equipos suministrados por el empresario.
  • Colocar los equipos de protección individual después de su uso en el lugar indicado para ello.
  • Informar de inmediato a su responsable o superior de cualquier defecto, anomalía o daño apreciado en el equipo de protección individual utilizado que, a su juicio, pueda entrañar una pérdida de su eficacia protectora.

Además, saber cuando utilizar los equipos de protección individual en las diferentes situaciones que los requieren, evitará muchos accidentes laborales.

La mejor forma de archivar toda la información relativa a equipos de protección individual es con EcoGestor EPIS. Se trata de una herramienta que permite tener un mejor control en el inventario de EPIs, con la que además se puede conocer a tiempo real el estado de entregas y devoluciones, así como el stock en el almacén.