Actualidad

Noticias

Cantabria regula la inspección técnica en edificios.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
inspeccion-tecnica-edificios-cantabria

Decreto 3/2013, de 14 de febrero, por el que se regula la inspección técnica de edificios. Es objeto de este Decreto regular las condiciones en las que se realizará la inspección técnica de edifcios en municipios que tengan una población superior a 25.000 habitantes.

Todos los propietarios de los edificios en Cantabria se encuentran en la obligación de mantenerlos en condiciones de seguridad, salubridad y ornato públicos.

Como medida adicional de control Cantabria exige una inspección técnica en aquellos con más de 50 años. Todos los edificios afectados deberán haberse sometido a la inspección técnica antes del 31 de diciembre de 2015. A éste efecto, se entenderá que se han sometido a inspección técnica tanto los edificios que hayan obtenido informe favorable, como aquellos que se encuentren dentro del plazo señalado en el informe de inspección para acometer las obras necesarias para la subsanación de las de?ciencias apreciadas en el informe de inspección.

Edificios sujetos a inspección

Los edificios que están obligados a realizar esta inspección técnica son:

  • Edificios con más de 50 años cuyo uso sea residencial, ya sea como vivienda, o como residencia temporal o permanente, aunque simultáneamente pueda tener otros usos.
  • Edificios con más de 50 años, destinados a un uso o servicio público cuyos usos propicien una a?uencia de público y de usuarios en general que hiciesen aconsejable velar por mantener unas condiciones adecuadas de mantenimiento, conservación y seguridad de los edificios.

 

Aviso del Ayuntamiento y obligatoriedad de pago

El Ayuntamiento comunicará con al menos 3 meses de antelación el cumplimiento de los 50 años del edificio y la obligación de efectuar la inspección técnica.

El deber de realizar la inspección técnica corresponde a todos sus propietarios, sean personas físicas o jurídicas, que deberán asumir los costes de los informes técnicos y de la reparación de los daños detectados.