Actualidad

Noticias

Qué es la moda sostenible y cuáles son sus beneficios

Publicado el 02/03/2022

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone
moda sostenible

El concepto de moda sostenible está cada vez más implantado. ¿Pero sabemos en qué consiste este nuevo modelo que puede cambiar el sector textil?. En este artículo te explicamos con detalle qué es la moda sostenible y qué beneficios tiene tanto para la industria textil como para el consumidor.

Introducción a la moda sostenible

El concepto de moda sostenible está cada vez más «de moda» entre los consumidores. ¿Pero sabemos verdaderamente lo qué es la moda sostenible y en qué consiste?.

La sostenibilidad está llegando a todos los sectores industriales y el sector de la moda es uno de los más implicados en los avances hacia un sistema económico basado en una economía circular. El actual modelo productivo del sector textil (fast fashion), moda rápida y cambiante, con grandes producciones, precios bajos y alta rotación de colecciones, tiene altos impactos para el medio ambiente y es insostenible desde una perspectiva ambiental y social.

La conciencia por la problemática ambiental está creciendo a pasos agigantados y obliga al sector textil, como a otros muchos, a adaptarse a los nuevos requerimientos del consumidor cada vez más involucrado en cuidar su entorno y respetar los recursos planetarios. Dentro de este contexto surge el concepto de moda sostenible que ha llegado para revolucionar el sector y para conseguir revertir los efectos medioambientales y sociales causados por el mismo.

 

¿Qué es la moda sostenible?

La moda sostenible es una nueva filosofía de diseño y de producción textil cuyo objetivo es crear un nuevo modelo de producción basado en la sostenibilidad y la responsabilidad social.

La moda sostenible se basa en la fabricación de ropa teniendo como prioridades la disminución de los impactos ambientales en toda la cadena de producción, utilizando materiales más ecológicos o con menor impacto y reduciendo la contaminación medioambiental y la huella de carbono de los productos, así como contribuyendo a crear un comercio socialmente más justo, apostando por unas mejores condiciones económicas y laborales de los trabajadores.

Cada vez son más las marcas de ropa que están apostando por una moda sostenible, gracias al impulso de una sociedad cada vez más concienciada en la necesidad de cuidar el medio ambiente.

Por qué es importante la moda sostenible

Para que podamos valorar la importancia de este nuevo concepto de moda sostenible debemos estudiar cuáles son los impactos ambiantales relacionados con la industria textil.

Para que nos hagamos una idea solo para fabricar unos ‘jeans’ se utilizan cientos de litros de agua y agentes químicos. A lo largo del proceso productivo de la industria textil se generan impactos ambientales diversos y todos los eslabones de la cadena productiva tienen su huella ecológica y sus impactos ambientales.

Pero no todos los procesos y materiales utilizados a lo largo de toda la cadena de producción tienen los mismos impactos para el medio ambiente. Por eso, el primer paso para implantar este nuevo concepto de moda sostenible, debe ser realizar un análisis de ciclo de vida del producto, para así poder determinar cuáles son las fases con mayor impacto negativo sobre el ecosistema y poder enfocar nuestras acciones sostenibles sobre aquellos elementos con mayor carga contaminante. Sólo partiendo de esta premisa podemos llegar a implantar un modelo textil basado en la moda sostenible.

Hay que tener en cuenta que a lo largo del proceso de ciclo de vida de un producto textil entran en juego múltiples etapas, que van desde la extracción de las materias primas que se van a utilizar en el proceso, pasando por las diferentes etapas para la fabricación y acabado del producto textil, hasta la gestión final de los residuos generados, la distribución de las prendas, y también el final de vida del producto, que en la mayoría de los casos se gestiona como un residuo sin ningún tipo de reciclado o reutilización. Todos estas fases conforman el ciclo de vida de cada prenda y analizar desde un punto de vista ambiental cada una de estas etapas es vital y el punto de partida necesario para implantar un modelo basado en la moda sostenible.

De manera general, el proceso para fabricar una prenda se puede resumir en las siguientes etapas o procesos:

  • Hilatura: en este proceso se convierten las fibras en hilos, utilizando diferentes técnicas de separación de fibras
  • Tisaje: en esta fase se obtienen los tejidos procedentes del hilo
  • Acabado: esta fase se basa en mejorar el aspecto de las prendas, eliminando defectos y optimizando sus propiedades. Para ello los tejidos pasan por las diferentes etapas.
  • Tratamientos previos: eliminación de impurezas que acompañan a las prendas textiles
  • Tintura: en esta fase se procede a colorear las prendas
  • Estampación: estampación de dibujos, o definición de diseños concretos
  • El diseño: elaboración de los diseños para la confección de las prendas
  • El patronaje: corte de las diferentes piezas textiles para elaboración de las prendas
  • Confección: elaboración de la prenda final uniendo las diferentes piezas textiles para su comercialización
  • Empaquetado: introducción en envases para presentación
  • Comercialización: venta del producto a los consumidores finales.

Si analizamos con carácter general cuáles son los impactos ambientales asociados a la cadena productiva podríamos señalar los siguientes:

  • Generación de residuos: a lo largo de todo el proceso de producción se generan gran cantidad de residuos, como por ejemplo, entre otros:
    • Restos de fibras textiles, retazos de tela
    • Residuos procedentes del empaquetado, envases o embalajes
    • Desechos de la utilización de tintas, colorantes, pigmentos, pinturas, lacas o barnices u otros productos químicos (disolventes, aceites, etc)
    • Residuos de aceite y agua o de hidrocarburos y agua.
    • Desechos procedentes de la utilización de resinas, látex, plastificantes o colas
  • Utilización de productos químicos para el acabado de los textiles que son vertidos al medio ambiente generando vertidos tóxicos
  • Alto consumo de energía para el funcionamiento de la maquinaria utilizada en todas las etapas de producción
  • Generación de vertidos a las aguas con componentes tóxicos, como por ejemplo, tintes para dar color a las prendas, detergentes para el lavado, sustancias químicas para el tratamiento de las fibras textiles.
  • Emisiones a la atmósfera: también se generan emisiones a la atmósfera de contaminantes procedentes por ejemplo de las calderas de calentamiento del agua. Durante el lavado de los tejidos, en el proceso de desencolado se producen emisiones de aerosoles y vapores a la atmósfera, en la etapa de tintura se producen emisiones a la atmósfera de vapores, aerosoles, detergentes, colorantes, entre otros
  • Consumo de agua: para la fabricación textil se emplean cantidades importantes de agua durante las distintas etapas de su proceso productivo, especialmente en las actividades de acabado

Siendo el sector textil uno de los más importantes en el mundo la implantación de un nuevo modelo basado en el concepto de moda sostenible es de gran relevancia para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible.

La moda sostenible: la solución para la industria textil

La industria textil tiene una gran oportunidad con la moda sostenible para evolucionar y adaptarse a un patrón de consumo en el que cada vez el consumidor es más exigente con las marcas y con el respecto y cuidado del medio ambiente.

Para ello la industria textil debe sustituir el modelo de producción lineal, (basado en el fast fashion), por un nuevo modelo de economía circular basado en la moda sostenible, cuya piedra angular es la optimización de los recursos y la eficiencia en toda la cadena de producción aumentando la competitividad y disminuyendo el impacto ambiental.

La Moda Sostenible se presenta como una gran alternativa para el mercado textil, pues implica una mejora de todas las fases a lo largo del ciclo de vida del producto, desde la producción de materia prima, pasando por el diseño, la fabricación, el transporte, el almacenamiento, la comercialización y la venta y uso final.

El objetivo de la implantación de este modelo de la industria textil basado en la moda sostenible debe ser reducir al mínimo cualquier impacto medioambiental del ciclo de vida del producto, teniendo en cuenta, entre otras medidas:

  • Un uso eficiente, respetuoso y optimizado de los recursos naturales
  • El empleo de fuentes de energía renovables
  • Priorizando la reparación, reutilizar y reciclado del producto y sus componentes.
  • Apostar por materiales más sostenibles en la composición de las prendas
  • Aumentar la longevidad y la calidad de los productos
  • Garantizar el acceso a la información del consumidor
  • Reducir el uso de agua, energía y productos químicos a lo largo del proceso productivo
  • Aumento la reutilización y reciclado de textiles usados

 Beneficios de la moda sostenible

Son múltiples los beneficios que la moda sostenible tiene para el sector textil. Por enumerar alguno de ellos:

  • Contribuir al cuido de nuestro medio ambiente
  • Mejorar la imagen como empresa
  • Reducción del gasto al optimizar los consumos tanto en energía como en agua y en recursos
  • El estudio en profundidad del ciclo de vida del producto ayudará a optimizar aquellas fases productivas más ineficientes, optimizando todo el proceso no sólo desde el punto de vista del medio ambiente, sino también de la eficiencia
  • Mejorar las características de los productos haciéndolos más atractivos para los consumidores que cada vez están más concienciados con la sostenibilidad
  • Ayudar a captar a aquellos consumidores, proveedores y empleados que apuesten por la sostenibilidad y que por tanto tienen hábitos de consumo sostenible
  • Anticiparte al cumplimiento legislativo, puesto que cada vez son más las normas que imponen acciones de sostenibilidad. Una política gradual de sostenibilidad en la empresa garantiza el cumplimiento legal presente y futuro y evita sanciones a largo plazo

En este artículo resumimos las prácticas necesarias para convertirse en una empresa sostenible.

Buenas prácticas ambientales para alcanzar una moda sostenible

Siguiendo la guía publicada por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico recogemos en este artículo algunas de las buenas prácticas que se pueden aplicar en la industria textil para acercarse al modelo de moda sostenible:

  • Cumplir la normativa ambiental vigente
  • Instalar circuitos de refrigeración cerrados.
  • Optimizar los procesos de secado de tejidos y pieles para evitar pérdidas innecesarias de calor
  • Minimizar las operaciones de retintado de los tejidos y pieles.
  • Evitar el exceso consumo de agua en la limpieza de las cubas de tintado de fibras, tejidos y pieles.
  • Separar las aguas pluviales de las de proceso
  • Automatizar la limpieza de equipos e instalaciones, ya que se reduce el agua consumida.
  • Elección de materiales, productos y proveedores con certificación ambiental.
  • Comprar sólo la cantidad de tintes que se van a usar
  • No utilizar pieles naturales de especies amenazadas
  • Evitar envoltorios excesivos, reduciendo así el consumo de telas, cueros, etc.
  • Recuperar los materiales reutilizables
  • Solicitar a proveedores criterios de minimización en el embalaje
  • Implantar controles de calidad en el proceso de producción de materiales
  • Ajustar correctamente, en las operaciones de corte, los diseños o patrones a las piezas, evitando el sobrante de retales y reutilizar los sobrantes que no superen los controles de calidad
  • Implantar sistemas mecánicos de dosificación para el mezclado de materias.
  • Secuenciar la producción de los tintados desde claro a oscuro para reducir el consumo
  • Ajustar correctamente la cantidad de colorante en las cubas de tintado
  • Cumplir las indicaciones del fabricante en la mezcla de aditivos sintéticos
  • Instalar un sistema de destilado para la recuperación de disolventes.
  • Reciclar las aguas residuales del proceso industrial.
  • Cumplir los estándares de vertido legalmente establecidos.
  • Sustituir en el proceso de desengrase y fosfatado el uso de disolventes organoclorados
  • Cerrar los bidones de productos químicos herméticamente para evitar derrames
  • Fijar objetivos de reducción de residuos
  • Entregar siempre los residuos generados a un gestor autorizado
  • Separar los residuos y acondicionar un contenedor para depositar cada tipo
  • Estudiar las posibilidades de reutilización o venta a otras empresas de telas, hilos, pieles, etc. que no alcanzan la calidad esperada.
  • Emplear combustibles limpios.
  • Utilizar los productos químicos en las cantidades mínimas recomendadas por el fabricante
  • Evitar el vertido de pinturas, grasas y cualquier otro producto tóxico a la red de saneamiento público.

Si quieres más información sobre las buenas prácticas ambientales publicadas por el Ministerio para el sector textil aquí puedes descargar el documento completo.

 

¿Qué podemos hacer los consumidores para fomentar la moda sostenible?

El consumidor también tiene mucho que decir en la implantación de un nuevo modelo de industria textil basado en el concepto de moda sostenible. Aquí recogemos alguno de los patrones de consumo que pueden ayudar a que la moda sostenible haya llegado para quedarse:

  • Reducir el consumo, consumir menos y consumir prendas que utilicen materiales textiles más sostenibles
  • Seleccionar las prendas que consumimos: elegir nuestras prendas priorizando aquellas que en su fabricación hayan cumplido criterios ambientales, utilicen materias primas más sostenibles, teniendo en cuenta el enfoque del ciclo de vida del producto, desde las materias primas que se utilizan hasta la gestión final de los residuos. Consultar en las etiquetas: :
    • El lugar de fabricación: Lo ideal es que sea local o basado en algún país en el que se respetan los derechos de los trabajadores.
    • Los materiales elegir materiales reciclados o bien de fibras naturales.
    • Los certificados
  • Hacer un uso responsable, alargando el tiempo de vida de los productos
  • Dar una segunda vida a las prendas: intercambiar prendas, venderlas, depositarlas en tiendas de segunda mano, reutilizarlas para otro uso o depositarlas en un contenedor de reciclaje
  • Evaluar al fabricante o distribuidor, priorizando aquellas empresas con Sistemas de Gestión Ambiental (EMAS o ISO-14001) certificados u otras certificaciones ambientales
  • Priorizar el comercio local.
  • Utilizar ropa de segunda mano.

Eurofins Envira Ingenieros Asesores es un proveedor integral de soluciones en sostenibilidad y medio ambiente. Nuestro equipo de consultores especializados realiza todo tipo de estudios de huella de carbono, análisis de ciclo de vida de producto o proceso, planes de reducción de residuos, caracterización de residuos, optimización del ciclo del agua, estudios de contaminación de vertido, implantación de sistemas de gestión. Si estás interesado en implantar un modelo de sostenibilidad en tu empresa, contacta con nosotros a través de este formulario.