Actualidad

Noticias

Propuesta a nivel comunitario para prohibir el depósito de plásticos y residuos altamente combustibles en vertederos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Se publica el Dictamen del Comité de las Regiones emitido a raíz del Libro Verde sobre una estrategia europea frente a los residuos de plásticos en el medio ambiente.  

El Comité de las Regiones (CDR) expone los puntos de vista regionales y locales acerca de la legislación de la UE emitiendo este "dictamen", sobre la propuesta de la Comisión.

En resumen, el Dictamen recomienda a la Comisión Europea 5 aspectos claves: 

  • Prohibición de depositar en vertederos plásticos y residuos altamente combustibles de aquí a 2020: e introducción de objetivos específicos de prevención, preparación con vistas a la reutilización y reciclado de residuos de plásticos, que sean ambiciosos pero viables y que se armonicen en todas las directivas pertinentes, reflejando unos coeficientes correctores medioambientales; cabe prever el establecimiento de objetivos intermedios y periodos de transición que podrían negociarse con los Estados miembros;
  • Posibilidad de financiar una infraestructura futura que recicle efectivamente el plástico: que se deje de financiar los vertidos y la incineración; la financiación de la UE solo debería asignarse a aquellas instalaciones de recuperación de energía que formen parte de una estrategia coherente de gestión de residuos, que incluya infraestructuras suficientes para cubrir las primeras etapas en la jerarquía de los residuos.
  • Aplicación del principio «quien contamina paga», que se examine cómo aplicar mejor la responsabilidad ampliada del productor en la UE. El pago de un depósito y los sistemas de devolución de productos reciclables son vías que deben seguirse a nivel de la UE para algunos productos de plástico y productos que contienen plásticos. El principio de pagar por generar residuos en el caso de los productos voluminosos debe apoyarse con métodos de recogida definidos por los entes locales y regionales. Además de ofrecer incentivos para la reutilización, debería tomarse en consideración la prohibición de las bolsas de plástico gratuitas;
  • En el diseño del plástico, incluir un porcentaje mínimo obligatorio de reciclado en el contenido de un producto: en diseño, el uso del plástico en cantidades limitadas, de forma homogénea y sin relación con otros materiales, así como una declaración clara sobre el tipo de plástico en envases y productos, son importantes para facilitar su reutilización y reciclado.
  • Prohibición de utilizar microesferas de plástico que no puedan descomponerse para uso cosmético: y otros efectos personales a fin de evitar que esta fuente relativamente nueva de contaminación entre en la cadena alimentaria; considera que hay muchas pruebas en favor de pedir una prohibición del plástico oxodegradable hasta que haya más investigaciones que establezcan que estos productos aportan valor añadido.
Como observación final se pide a todos los implicados en el sector de la gestión de residuos que trabajen juntos con objeto de reducir la incidencia y el impacto del plástico en el medio ambiente y limitar la utilización de materias primas, y reconoce el potencial del plástico como un recurso valioso. Se trata por tanto de un reto, dado que el plástico es barato y versátil, con un número cada vez mayor de aplicaciones, pero cuya durabilidad plantea un problema de largo alcance. Mientras que la creciente acumulación de basura de plásticos en el medio marino a nivel mundial es una llamada de atención, hay que reconocer que la mayor parte de estos vertidos incontrolados se origina en tierra. Sea en el medio en que sea, los residuos de plásticos son inaceptables.