Actualidad

Noticias

Los camiones pagarán mas peaje por contaminar

Publicado el 15/06/2011

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone


Los camiones pesados que circulan por la UE tendrán que pagar por la contaminación ambiental y acústica que provocan. Así lo ha aprobado el Pleno de la Eurocámara, reunido en Estrasburgo, a través de la directiva 'Euroviñeta'. No obstante, las nuevas normas son voluntarias y Estados como España no las aplicarán.
 
Se calcula que, con esta revisión, los camioneros tendrán que pagar hasta un 30% más en los peajes, al incluirse no sólo los costes de mantenimiento y construcción de las carreteras, sino también los medioambientales.
 
A su vez, la nueva normativa proporcionará a los Estados miembros incentivos para que destinen al menos el 15% de estos ingresos adicionales a proyectos de infraestructuras de transporte sostenible.
 
Gracias a esta revisión, los países de la Unión tendrán también mejores herramientas para evitar la congestión del tráfico, ya que podrán aplicar tarifas más altas a los vehículos pesados cuando circulen en hora punta y en tramos especialmente saturados. Los Estados miembros ya pueden imponer estos cargos para aliviar los embotellamientos, pero ahora podrán hacer que sean hasta un 175% superiores a la media cuando se den esos agravantes.
 

Cambio de actitud

Siim Kallas, comisario europeo del ramo, ha asegurado que este conjunto de nuevas reglas hará que las empresas de transporte “inviertan más en una logística eficiente, en vehículos menos contaminantes y en un transporte que, de forma general, sea más sostenible”.
“Éste es un paso muy importante en la dirección correcta, que es la creación de un entorno financiero justo en el que los precios de los diferentes modos de transporte reflejen los costes reales sobre la sociedad y el contribuyente”, ha recalcado el comisario.
La primera versión de esta directiva fue aprobada en 1999. Autoriza a los Estados miembros, pero no les obliga, a cobrar a los camiones de más de 3,5 toneladas para mantener y reemplazar las carreteras y otras infraestructuras viales. No obstante, hasta ahora prohibía imponer estas tasas para cubrir los costes ocasionados por la contaminación que originan.
Al introducirlos, la Comisión confía en que las compañías del sector cambiarán su comportamiento en la carretera, en que planificarán de forma más eficiente sus operaciones de transporte, optando por circular menos y por evitar hacerlo en tramos especialmente congestionados por el tráfico en las horas punta.
Los cargos que se impondrán a los operadores se cobrarán a través de un sistema electrónico de peajes que será plenamente interoperable en 2012. A los transportistas se les dará un recibo en el que conste la cantidad que se les ha cobrado para que puedan pasárselo a sus clientes.
En principio, los cargos se les impondrán sólo a los vehículos que superen las 3,5 toneladas. Sin embargo, las autoridades nacionales podrán eximir a los camiones de menos de 12 toneladas en el caso de que los cargos pudieran desviar el tráfico de forma adversa o crear costes administrativos desproporcionados a los operadores. Todas esas excepciones deberán notificarse a la Comisión de forma justificada y transparente.
Los Estados miembros tendrán que informar regularmente a la Comisión de cómo utilizan los ingresos extra obtenidos a través de estos cargos.
 

Normas voluntarias

El socialista belga Said El Khadraoui, ponente del informe, ha destacado el carácter voluntario de las nuevas medidas y ha resaltado que la Euroviñeta “no es la panacea, pero sí una parte importante para llegar a un sistema de transporte más sostenible”.
Los países que se oponen a este nuevo paquete de medidas pueden optar por no aplicarlas. Es el caso de España, que considera que penaliza excesivamente a los países periféricos y que cuenta con otras modalidades de aplicar el principio de ‘el que contamina, paga’. Fuentes del ministerio de Fomento han informado a este periódico de que Madrid seguirá gravando a los vehículos mediante su actual sistema de peajes y a través del impuesto de matriculación, que no considera conveniente cambiar.
A su vez, el Gobierno español está ya comenzando a premiar a los vehículos menos contaminantes mediante reducciones en los impuestos, una fórmula que considera más conveniente que las nuevas medidas previstas en la directiva.
 

Medidas insuficientes

Nina Renshaw, especialista en esta materia de la organización Transport & Environment, que defiende un transporte sostenible en Europa, ha dicho a este diario que la revisión de la directiva es “un paso muy pequeño en la dirección correcta” que “no refleja plenamente” el coste real de las actividades de los camiones pesados.
En su opinión, debería concedérseles más flexibilidad a los Estados miembros en todos los sentidos, y en especial para decidir cómo usan estos ingresos adicionales. Además, se ha mostrado en contra de eximir en ciertos casos a los vehículos de menos de 12 toneladas, “una posibilidad en la que sólo está interesada Alemania”.

Fuente: Euractiv