Actualidad

Noticias

La UE planea retrasar la venta de permisos de emisión de CO2 .

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Groote: "Retrasar la venta de los nuevos permisos de emisión de CO2 debería estabilizar su precio". La Eurocámara aprobó el 3 de julio el plan diseñado para retrasar la venta de permisos de emisión de CO2 y así elevar su precio. El objetivo es que sea más atractivo invertir en tecnologías limpias que comprar licencias en el mercado de la UE para compensar el exceso de emisiones. El eurodiputado socialdemócrata alemán Matthias Groote, responsable de la propuesta, nos explica el sistema de comercio de emisiones con el que la UE pretende reducir las emisiones de gases con efecto invernadero

El plan permitiría a la Comisión Europea posponer la subasta de permisos para emitir hasta 900 millones de toneladas de CO2 en los próximos años.

El eurodiputado socialdemócrata alemán Matthias Groote se mostró de acuerdo en que esta es una medida a corto plazo para mejorar el funcionamiento del mercado de CO2, y que es necesario realizar una reforma más sustancial. "El retraso es, ante todo, para ganar tiempo y estabilizar tanto el precio de los permisos de emisión como el conjunto del sistema de comercio de emisiones", afirmó el eurodiputado.

"Debemos debatir en profundidad las medidas de reestructuración ante la actual situación económica, lo que incluye los precios bajos del CO2", expresó Groote.

REFORMA A LARGO PLAZO.

También puntualizó el eurodiputado alemán que el resultado de la votación en el Parlamento Europeo es "el mejor acuerdo posible para salvar el sistema de comercio de emisiones antes de abordar su reforma a largo plazo". Y añadió que "proporciona certidumbre al mercado y evita que la UE incumpla sus objetivos de reducción de emisiones".

Los mercados reaccionaron de manera positiva tras el voto, y el precio de las licencias de emisión subió.

INTERVENCIONES EXCEPCIONALES.

Los eurodiputados enmendaron ligeramente la propuesta inicial de la Comisión Europea. Añadieron que sólo se puede intervenir en el mercado en circunstancias excepcionales y a condición de que no provoque la deslocalización de las empresas fuera de la UE.

Matthias Groote aseguró que esta iniciativa no perjudica a las empresas europeas y que es una inversión para las generaciones venideras. "Nuestro objetivo es reducir el CO2, pero también disponer de una industria sana y más sostenible", argumentó.

"Empezaremos a negociar con los ministros de la UE en cuanto sea posible, y buscaremos una solución que permita que el comercio de emisiones cumpla su función", concluyó.