Actualidad

Noticias

La UE incentivará a los fabricantes que reduzcan el CO2 de los coches

Publicado el 16/07/2011

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone


La Comisión Europea ha aprobado el 25 de julio un sistema de créditos con el que pretende beneficiar a los fabricantes de coches que apuesten por reducir las emisiones de CO2 de los vehículos mediante la implantación de tecnologías limpias.
Con estos incentivos se pretende ayudar a la industria automotriz a cumplir con el objetivo europeo que limita las emisiones de CO2 de los coches nuevos a 130 gramos por kilómetro en 2015. Las tecnologías limpias innovadoras computarán hasta con siete gramos para este objetivo.
Según el nuevo reglamento, una tecnología puede calificarse de eco-innovadora si es nueva en el mercado, contribuye a una reducción importante del CO2 y no se contabiliza de otra forma a la hora de determinar el nivel de emisiones del vehículo. Estas tecnologías deben estar orientadas también a mejorar la propulsión del vehículo o el consumo de energía de los aparatos que son obligatorios, sin afectar a la seguridad de los vehículos. 
Por su parte, la Comisión examinará todas las peticiones que le presenten los fabricantes de coches y los proveedores de componentes y decidirá la aprobación de las eco-innovaciones genéricas. El ahorro real de CO2 que se obtenga como consecuencia de innovaciones específicas de cada vehículo podrá ser certificado como parte del proceso de homologación del vehículo.
La Comisión se encargará también de elaborar y detallar las directrices técnicas sobre cómo las empresas deberán preparar las aplicaciones para que sus innovaciones ecológicas puedan ser reconocidas.
La legislación de la UE exige que para el año 2015 las emisiones de CO2 de todos los vehículos nuevos matriculados en la UE no superen los 130 gramos por kilómetro. Este objetivo se irá introduciendo gradualmente, así, en 2012 se deberá alcanzar el 65%, un 75% en 2013, el 80% en 2014 y el 100% para el año 2015. Así mismo, los fabricantes cuya media de la flota supere el límite marcado a partir de 2012 tendrán que pagar una multa por cada vehículo registrado.