Actualidad

Noticias

El Gobierno quiere que la ITV ayude a controlar niveles de NO2 y partículas

Publicado el 11/05/2011

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

El Ministerio de Medio Ambiente está analizando diferentes vías para que la inspección técnica de vehículos incluya el control de los niveles de NO2 y de partículas Pm10 en suspensión, dos de los principales contaminantes generados por el tráfico, perjudiciales para la salud.



La subdirectora general de Calidad del Aire y Medio Ambiente del ministerio, Maj-Britt Larka, ha señalado que la ITV -que ya regula las emisiones de CO2- podría ser una alternativa para controlar también los niveles de dióxido de nitrógeno y de partículas.
Larka ha explicado que el ministerio está ultimando el futuro Plan nacional de mejora de calidad del aire, que prevé presentar en julio al Consejo de Ministros.
La presencia de partículas Pm10 y sobre todo de NO2 -un gas irritante de mucosas y tejidos- en los entornos urbanos densos como Barcelona y Madrid ha ido en aumento en los últimos años debido a la "dieselización" del parque de vehículos, un proceso más pronunciado que en otros países europeos.
Larka, que ha participado en una jornada sobre "Descontaminación del aire en ciudades", en el marco de la Feria Construmat que se celebra en Barcelona, ha remarcado que la ITV obligaría a mejorar el mantenimiento de aquellos vehículos que con el paso del tiempo generan más emisiones.
Con datos de 2009, ha recordado que hay varias zonas en España, especialmente en las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona, que superan los niveles máximos anuales de NO2 y también de Pm10 (aunque en el caso de las partículas, y según datos más recientes de 2010, en la capital catalana se mantuvieron en los límites permitidos).
En la sesión en la que ha participado Larka se han dado a conocer algunas soluciones para la descontaminación en zona urbana con la utilización de materiales fotocalíticos, basados en una reacción fotoquímica que ayuda a eliminar contaminantes (NOX o dióxidos de azufre).
Con la fotocatálisis, el contaminante se absorbe (hasta en un 89%) en la superficie del material utilizado, donde se oxida hasta convertirse en una compuesto inerte que posteriormente se elimina por el efecto de la lluvia.
Fran Raya, director de marketing de la empresa Ceracasa, integrante de la Asociación Ibérica de Fotocatálisis organizadora de la jornada, ha explicado que esta organización quiere implantar el concepto de la "isla fotocatalítica" en grandes urbes contaminadas.
Así, por ejemplo, una manzana de edificios del Eixample levantada con materiales fotocatalíticos equivaldría a eliminar 330 kilos de los óxidos de nitrógeno, es decir, supondría limpiar 8.250 millones de litros de aire (el equivalente al que respiran 1,2 millones de personas) o reducir el NO2 generado por 335 turismos al día.
El secretario general de Vivienda y Mejora Urbana de la Generalitat, Carles Sala, que ha recordado que el Govern también está elaborando un plan de mejora de calidad del aire, ha remarcado que en un momento de crisis hay que incentivar más que obligar a los promotores al uso de este tipo de materiales fotocatalíticos, y que las administraciones tienen que ser un ejemplo de estas iniciativas.
El arquitecto Juli Capella ha abogado por un diseño descontaminante, aunque ha añadido "que el único edificio no contaminante es el no edificio", ya que cree que toda intervención humana tiene un coste medioambiental, por mínimo que sea.
Capella ha señalado que a la hora de sacar adelante un proyecto hay que mirar el ejemplo de la "maestra" naturaleza, aprovechar al máximo la luz natural, la situación del edificio o los recursos tecnológicos, como el uso de células solares.
Además ha defendido una arquitectura integradora y planificada, en la que no haya que añadir "parches" o "pegotes ecológicos" para justificar la sostenibilidad de algún edificio.

Fuente: Agencia EFE