Actualidad

Noticias

Australia fija un impuesto de 17,3 euros por tonelada de emisión de CO2

Publicado el 12/07/2011

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone


La Primera Ministra de Australia, Julia Gillard, ha anunciado un impuesto de 23 dólares locales (24,7 dólares estadounidenses ó 17,3 euros) por emisión de una tonelada de dióxido de carbono a partir del 1 de julio de 2012.
Unas 500 empresas, consideradas las mayores contaminadoras de Australia, tendrán que hacer frente a este impuesto propuesto por el Ejecutivo, que ya consiguió los votos necesarios para que sea próximamente aprobado por el Parlamento australiano.
"Como nación necesitamos poner un precio al carbono y crear un futuro con energías limpias", dijo Gillard en una rueda de prensa en Camberra.
Con esta medida se pretende "reducir en 160 millones de toneladas la emisión de gases contaminantes para el año 2020".
"Esto equivale a sacar unos 45 millones de coches de las carreteras", apuntó Gillard.
El impuesto se incrementará en un 2,5% en términos reales hasta julio de 2015, cuando entre en vigor en Australia un esquema de intercambio de emisiones en el que el mercado regulará los precios.
El impuesto no afectará al combustible destinado para el consumo personal o las pequeñas empresas, pero el transporte pesado que emplea diesel pagará el precio de las emisiones de dióxido de carbono a partir de 2014, transcurrida una moratoria de dos años.
En los próximos tres años el Gobierno gastará unos 9.200 millones de dólares locales (6.938 millones de euros) provenientes de los fondos de este impuesto para generar "incentivos económicos para los mayores contaminantes para reducir las emisiones de los gases de efectos invernadero", acotó Gillard.
La Primera Ministra explicó que parte del dinero proveniente del impuesto a las emisiones de dióxido de carbono se destinará a la creación de empleo y a promover las inversiones en energías limpias, así como en programas que contribuirán a mitigar el cambio climático.
Gillard también anunció en la rueda de prensa (a la que comparecieron el Tesorero de Australia, Wayne Swan, y el Ministro de Cambio Climático, Greg Combet) una serie de aumentos a los pagos de las ayudas sociales y recortes en los impuestos para las familias australianas con ingresos menores a los 80.000 dólares anuales (85.952 dólares estadounidenses ó 60.338 euros).
El líder del Partido Verde, Bob Brown, dijo que el impuesto es el resultado a "una negociación extraordinaria entre el Ministro de Cambio Climático y el equipo gubernamental".
Por su parte, el líder de la oposición, Tony Abbott, señaló que, mientras que Australia intenta reducir en un 5% sus emisiones de gases contaminantes para 2020 respecto a los niveles de 2000, China e India aumentarán sus emisiones en 500 y 350% respectivamente.
Por eso, Abbott pidió que se ponga la situación de las contaminaciones en "un contexto internacional apropiado" e insistió en el impacto que tendrá el impuesto en el bolsillo de los australianos y en la pérdida de puestos de trabajos.

Fuente: efe