Actualidad

Noticias

Cambios en la normativa para gases refrigerantes R-22 y gases efecto invernadero

Publicado el 15/06/2016

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Debido a los cambios en las normativas para gases refrigerantes R-22 y los gases de efecto invernadero, explicamos cuáles son las particularidades en el uso de cada uno de ellos y la evolución de la última legislación.

Dentro de los gases refrigerantes, hasta 1980 los más utilizados eran los hidrocloroflurocarbonos (HCFCs), en particular el R22, al aumentar la preocupación por el agotamiento de la capa de ozono, estos gases son remplazados por hidrofluorocarbonos (HFCs), que no producen la destrucción de la capa de ozono pero inciden directamente en el efecto invernadero. Esto hace que a lo largo de los años, unos y otros gases hayan sido objeto de regulación europea con restricciones y pautas para el uso de los mismos.

Agrupación de los gases refrigerantes en función de los daños que provocan

Según la legislación los gases se agrupan en:

  • Gases que agotan la capa de ozono (R22): REGLAMENTO (CE) nº 1005/2009 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, de 16 de septiembre de 2009, sobre las sustancias que agotan la capa de ozono (versión refundida). (D.O.U.E. L 286 del 31/10/2009).
  • Gases de efecto invernadero (R407, R410, R134,…): REGLAMENTO (UE) Nº 517/2014 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 16 de abril de 2014 sobre los gases fluorados de efecto invernadero y por el que se deroga el Reglamento (CE) nº842/2066. (D.O.U.E. L 150 del 20/05/2014).

En resumen, las principales particularidades que exigen estos reglamentos y el posterior a aquellos usuarios que dispongan de equipos con estas sustancias indica que:

  • Los equipos tienen que estar etiquetados.
  • Hay que llevar un registro de gases en los aparatos de aire acondicionado, aparatos frigoríficos, sistemas de protección contra incendios y bombas de calor que contengan gases en cantidad igual o superior a los 3 kg.
  • Recuperación: durante los mantenimientos se debe asegurar que estos gases no se pierdan.
  • En función de la carga de gas, los equipos se someterán periódicamente a un control de fugas.

Control de fugas

  1. El control de fugas en equipos con gases que agotan la capa de ozono (R22) se establece en función del peso del refrigerante:
  • Entre 3 kg y 30 kg: ANUAL.
  • Entre 30 kg y 300 kg: SEMESTRAL.
  • Más de 300 kg: TRIMESTRAL

En el caso particular de equipos con R22 además debemos de tener en cuenta que, desde el 31/12/2014, el equipo que contenga R22 se podrá seguir utilizando pero no puede recargarse con R22, ni para mantenimiento o revisiones de los aparatos de aire acondicionado, incluso si el R22 es regenerado o reciclado.

2. Control de fugas en equipos con gases de efecto invernadero:

Para este caso, el control de fugas está condicionado por las toneladas equivalentes de CO2 del gas y la existencia de un sistema de detección de fugas, en la siguiente tabla pueden comprobarse las periodicidades.

CANTIDAD DE GAS REFRIGERANTE SIN EQUIPO DETECCION CON SISTEMA DE DETECCION DE FUGAS
Entre 5-50 TeqCO2e 12 meses 24 meses
Entre 50-500 TeqCO2e 6 meses 12 meses
Más de 500 TeqCO2e 3 meses 6 meses

Para transformar los Kilos de refrigerante en toneladas de CO2 puede utilizarse el siguiente calculador de toneladas de CO2 , incluyendo el peso de refrigerante del aparato y seleccionando el tipo de gas, realiza la conversión en toneladas de CO2 para poder saber con qué periodicidad le corresponde el control de fugas.