Actualidad

Noticias

¿Se puede saber si está un suelo contaminado sin analizarlo?

Publicado el 07/03/2018

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
suelos-industrial

Para saber si un suelo está contaminado se debe seguir un procedimiento para conocer si la actividad, está incluida en el inventario de actividades potencialmente contaminantes del suelo.

Ya lo dijo Baltasar Gracián en el siglo XVII, “suele ser pesado el hombre de un negocio y el de un verbo”, por tanto, la respuesta es, sencillamente, no. No se puede saber si está un suelo contaminado sin unos análisis previos que lo determinen.

En el Anexo I del Real Decreto 9/2005, de 14 de enero, por el que se establece la relación de actividades potencialmente contaminantes del suelo y los criterios y estándares para la declaración de suelos contaminados, se incluye el listado de actividades e instalaciones de tipo industrial y comercial en las que, ya sea por el manejo de sustancias peligrosas, ya sea por la generación de residuos, puedan ser susceptibles de causar contaminación del suelo. Tendrán también la consideración de actividades potencialmente contaminantes del suelo aquellas actividades o instalaciones en las que concurran las circunstancias descritas en el apartado segundo del artículo 3 del Real Decreto 9/2005. Estas circunstancias están relacionadas con la cantidad de residuos que se producen, manejan o almacenan y con el volumen de consumo o almacenamiento de combustibles. También tendrán la consideración de actividades potencialmente contaminantes del suelo aquellas actividades o instalaciones incluidas en la legislación autonómica desarrollada en el ámbito de sus respectivas competencias a partir de la legislación básica del Estado.

Por otra parte, es necesario tener en cuenta que el hecho de que un emplazamiento no esté incluido en los inventarios de las legislaciones estatal o autonómica no significa que no pueda presentar algún tipo de contaminación. Las obligaciones legales se derivan de haber soportado, en algún momento, alguna actividad potencialmente contaminante y no de aparecer en un inventario que se tiene que considerar meramente informativo.

A partir de lo expuesto, para saber si un suelo está contaminado se debe seguir un procedimiento que consiste en llevar a cabo un estudio histórico que permita  conocer si la actividad, actual o pasada, puede estar incluida en el correspondiente inventario de actividades potencialmente contaminantes del suelo o, en el caso de no estar incluida expresamente, si puede presentar algún tipo de contaminación, analizando los procesos productivos, los almacenamientos de residuos, los almacenamientos de productos químicos, los almacenamientos subterráneos, el tipo de terreno, la presencia de agua subterránea, la proximidad de la zona saturada a la superficie, puntos de agua en la instalación industrial y en su entorno más inmediato o potenciales accidentes con incidencia ambiental.

El estudio histórico debe reflejar la información detallada sobre la evolución cronológica de los usos del suelo en el emplazamiento y se basa en disponer de aquellos datos que proporcionen indicios fundados sobre la contaminación o alteración del suelo para planificar las siguientes fases, tanto para la fase de investigación inicial como para la fase de investigación detallada. El análisis del medio físico del suelo del emplazamiento, asociado al estudio histórico, debe permitir establecer una primera hipótesis de las posibles vías de dispersión de las sustancias contaminantes. El estudio histórico debería contemplar una visita de campo dirigida a completar “in situ” los datos recopilados, así como obtener información acerca de la situación actual del emplazamiento.

El estudio histórico es el documento que permite llevar a cabo un plan de trabajo que tiene por objeto seleccionar los puntos de muestreo con mayor probabilidad de contaminación o alteración del suelo en función del tipo y grado de contaminación esperado con la finalidad de:

  • Confirmar la presencia de concentraciones de sustancias contaminantes que puedan implicar un riesgo para la salud humana o los ecosistemas identificando las sustancias que sean más relevantes y los valores aproximados de concentración.
  • Confirmar la hipótesis de distribución espacial de la contaminación o alteración, determinando, si procede, la heterogeneidad de la localización espacial de las sustancias contaminantes.
  • Obtener datos relevantes que permitan, en su caso, el diseño óptimo de la siguiente o siguientes fases de investigación.

La exposición que ha seguido a la primera premisa nos lleva a concluir que cuando no se dispone finalmente de análisis químicos de los parámetros que sean necesarios y representativos, no se puede establecer si un suelo está o no contaminado.

Para certificar un correcto estudio de la contaminación del suelo, ENVIRA cuenta con más de 25 años de experiencia en el análisis de suelos y residuos, incluyendo aguas subterráneas y gases asociados. El equipo de profesionales de ENVIRA desarrolla trabajos de caracterización de residuos, informes de seguimiento y control de descontaminación. Consulta todos nuestros servicios llamando al 985 98 00 50 o envía un email a control@envira.es.

Servicios Recomendados

Laboratorio medioambiental

Laboratorio medioambiental

Disponemos de un laboratorio medioambiental propio, equipado con los últimos avances tecnológicos para el análisis de todo tipo de matrices ambientales.

Entidad de Inspección

Entidad de Inspección

Servicios encaminados al control ambiental que incluyen el cumplimiento de requisitos ambientales así como a la optimización de recursos y procesos.