Actualidad

Noticias

Qué es el certificado ‘Residuo Cero’ y cuál es su importancia

Publicado el 13/12/2019

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone
certificado Residuo cero

El certificado ‘Residuo Cero’ reconoce a las organizaciones que apuestan por la sostenibilidad como marco estratégico para el desarrollo de su actividad y que valorizan las distintas fracciones de residuos que generan, dentro del alcance definido, evitando que estos tengan como destino final su eliminación en vertedero.

Origen del concepto ‘Residuo Cero’

El concepto ‘Residuo Cero’ se enmarca en el modelo de economía circular, que se asienta sobre cuatro pilares fundamentales: reducir, reutilizar, reciclar y valorizar. El objetivo del modelo de economía circular es invertir la pirámide actual de la gestión de residuos, potenciando las acciones de prevención y valoración de residuos, ya que la actual pirámide está basada en los conceptos de ‘usar y tirar’. La idea es que cada residuo de un proceso puede ser una materia prima para otro. De esta forma se consigue:

  • Maximizar el valor de las materias primas
  • Aumentar el ahorro energético
  • Reducir las emisiones de gases efecto invernadero

certificado residuo cero

¿A quién se otorga la certificación ‘Residuo Cero?

En la actualidad AENOR es la entidad que emite el certificado ‘Residuo Cero’ y lo concede a aquellas organizaciones que valorizan más del 90% de los residuos que generan. Con lo cual, es importante aclarar que disponer de este sello no indica la no generación de residuos, sino una gestión organizada que permita reducir su generación, prepararlos para que vuelva a ser utilizados o transformarlos en nuevas materias primas para reintroducirlas en la cadena de valor.

Además, el certificado tiene dos niveles o marcas:

  • Hacia residuo cero: para organizaciones que se encuentren en proceso de valorizar al menos el 60% de los residuos que generan y cuyo objetivo sea acercarse progresivamente a ‘residuo cero’, midiendo su grado de compromiso a medida que van consiguiendo los medios necesarios para gestionar estos y que no acaben en vertedero.
  • Residuo cero: para organizaciones que se encuentran en una fase más madura de la implantación de la economía circular y disponen de medios para valorizar como mínimo el 90% de los residuos generados

¿Qué requisitos se deben cumplir?

La certificación de ‘Residuo cero’ es aplicable a organizaciones de cualquier sector, aunque los requisitos para su emisión varían si estas se dedican o no al diseño de productos.

Organizaciones sin diseño de producto

Para organizaciones que no llevan a cabo diseño de producto deben realizar:

  • Un inventario de residuos, identificando tipologías y cantidades
  • Documentar la totalidad del proceso de trazabilidad de los residuos desde el centro de producción al destino final.
  • Documentar la gestión conforme al principio básico de ‘residuo cero’
  • Disponer de un plan de reducción de residuos

Como todos estos requisitos deben estar articulados dentro de un sistema de gestión, como pueden ser la ISO 9001 y la ISO 14001, que tenga en consideración:

  • La documentación que establezca cómo dar respuesta a cada uno de los distintos requisitos.
  • Identificación y evaluación de los requisitos legales que se asocian a la producción y gestión de residuos
  • Formación que garantice la competencia del personal involucrado.
  • Sistemática de control interno y de seguimiento y medición de los procesos afectados, teniendo en cuenta las posibles situaciones de emergencia ambiental en las que intervengan los residuos.
  • Sistema de detección, corrección y registro de desviaciones detectadas
  • Realización de auditorías internas y revisión por la dirección

Organizaciones con diseño de producto

Para organizaciones que sí se dedican al diseño del producto deben reunir los requisitos anteriores, más una sistemática que garantice que durante el proceso de diseño se establecen mejoras de tal manera que al final de la vida útil del producto, este no acabe en vertedero.

¿Cómo se puede conseguir esto?

  • Diseñando productos de larga duración, de fácil mantenimiento y que puedan ser reparados.
  • Reduciendo el empaquetado y rediseñando aquellos productos que no puedan ser compostados, reutilizados o reciclados.
  • Reutilizando materiales y fragmentos de materiales que provienen de productos descartados en el ciclo de la economía circular, donde cada residuo de un proceso puede servir de materia prima para otro.

¿Qué ventajas aporta a las organizaciones este sello?

La certificación de ‘residuo cero’ tiene una validez de tres años con auditorías de seguimiento y aporta numerosas ventajas a las organizaciones que la consiguen:

  • De cara al exterior se ofrece una imagen de empresa comprometida con el medio ambiente.
  • Se trata de un sello compatible con proyectos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC)
  • Permite adelantarse a las disposiciones legales que serán promulgadas en materia de medio ambiente, en concreto de gestión de residuos.
  • Al reducirse la gestión de residuos, también disminuyen los costes derivados a estos procesos.
  • Se obtienen ingresos por la gestión de los materiales valorizables en lugar de ser gestionados como residuo.

Si está interesado en obtener este sello, recuerde que la mejor forma de tener organizados todos los requisitos solicitados, es con el software Ecogestor RESIDUOS. Esta solución permite controlar, almacenar y crear toda la documentación establecida en diferentes requisitos legales de aplicación (contratos de mantenimiento con gestores de residuos, notificaciones previas, documentos de identificación de traslados) y archivar cronológicamente las retiradas de residuos efectuadas, identificando cantidad, naturaleza, origen, destino y método de tratamiento final de los residuos. Solicite una DEMO GRATIS sin compromiso.