Actualidad

Noticias

Nota técnica de prevención: guantes de protección contra microorganismos

Publicado el 19/03/2020

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone
nt guantes microorganismos

Esta NTP es una actualización de la NTP 938, relativa a guantes de protección contra microorganismos, dentro de la serie dedicada a guantes de protección. Los cambios se deben a la publicación del Reglamento (UE) 2016/425 y la nueva norma técnica UNE-EN ISO 374-5:2016 que incluye un nuevo ensayo.

¿Qué trata esta nota técnica? 

En esta Nota Técnica de Prevención (NTP) se tratan, de manera específica, los guantes de protección, como barrera frente al contacto de las manos con agentes biológicos. Dado que el propósito de estos guantes es proteger al trabajador de un riesgo para su salud, son equipos sujetos en cuanto a su diseño y fabricación a los requisitos del Reglamento (UE) 2016/425 relativo a los equipos de protección individual. 

Guantes de protección contra microorganismos 

Los guantes de protección frente a microorganismos suponen una barrera frente al contacto directo de las manos con agentes biológicos, sin embargo, esta barrera a la transmisión de infecciones puede fallar por numerosas razones como: 

  • Defectos en los guantes resultantes del proceso de fabricación. 
  • Rotura del guante durante su uso, aunque no hubiera un defecto inicial. 
  • Cortes o perforaciones resultantes del uso de instrumentos. 
  • Ajuste deficiente a la mano del trabajador. 

La norma armonizada elaborada para verificar el cumplimiento de un guante que ofrece esta protección con los requisitos esenciales del Reglamento (UE) 2016/425 es la norma UNE-EN ISO 374-5:2016, Guantes de protección contra los productos químicos y los microorganismos peligrosos. Parte 5: Terminología y requisitos de prestaciones para riesgos por microorganismos. 

 La protección frente a bacterias y hongos se evalúa por la ausencia de agujeros en los guantes. Los dos métodos utilizados para la detección de agujeros son el ensayo de fuga de agua y el de fuga de aire, que determinan la resistencia a la penetración y se describen en dicha norma de ensayo. 

Si el guante, además de proteger frente a microorganismos, también ofrece protección contra productos químicos, será aplicable la norma UNE-EN 374-1:2016/A1:2018 Guantes de protección contra los productos químicos y los microorganismos. Parte 1: Terminología y requisitos de prestaciones para riesgos químicos. 

En esta norma se clasifican los guantes en tres tipos: A, B y C en función a la resistencia a la permeación. La información sobre este tipo de equipos de protección frente agresiones químicas se detalla en la NTP 1136 “Guantes de protección contra productos químicos”. En cualquier caso, los guantes de protección siempre tienen que cumplir la norma UNE-EN 420:2004+A1:2010, Guantes de protección. Requisitos generales y métodos de ensayo, que incluye requisitos aplicables a todos los guantes de protección. 

Marcado 

Desde el punto de vista reglamentario, también se exige un determinado marcado que incluye la marca CE y otros aspectos informativos sobre el producto y su fabricante. Algunos de los puntos claves relativos al marcado del equipo a tener en cuenta son:  

El nuevo Reglamento (UE) 2016/425 incluye algunos cambios en cuanto a la clasificación de los EPI. En concreto, la ropa y los guantes que protejan frente a agentes biológicos nocivos, serán ahora de categoría III. Esta categoría incluye exclusivamente los riesgos que puedan tener consecuencias muy graves, como la muerte o daños irreversibles a la salud. La guía para la aplicación del citado Reglamento explica, con relación a esta nueva clasificación, que los agentes biológicos de las clases 3 y 4 (tal y como los clasifica la Directiva 2000/54/EC, traspuesta por el Real Decreto 664/1997), así como las bacterias multiresistentes, son capaces de causar serias consecuencias, como la muerte, o daños irreversibles en la salud.  

Consecuentemente, en el caso de que la protección ofrecida sea frente a agentes biológicos clasificados como 1 o 2, los guantes de protección frente a microorganismos podrán ser un EPI de categoría II y su marcado reglamentario será el de la figura 2.  

Los guantes que protejan frente a agentes biológicos nocivos conformes al Reglamento (UE) 2016/425, serán de categoría III y el marcado CE irá acompañado del número identificativo del Organismo Notificado que participe en los procedimientos de conformidad con el tipo figura 3.  

El marcado específico, según norma, se mostrará como:  

  • Para guantes de protección frente a microorganismos: bacterias y hongos (figura 4a). Este marcado indica cumplimiento con los requisitos generales y de resistencia a la penetración frente microorganismos (excepto virus). 
  • Para guantes de protección frente a microorganismos: bacterias, hongos y virus (figura 4b). 

 

Folleto informativo 

Esta información debe acompañar a cada par de guantes de protección o, al menos, a cada unidad de embalaje comercial. En guantes desechables dispensados en cajas, la información debe estar impresa en la caja. La finalidad es garantizar que al usuario le lleguen estas instrucciones. 

En relación a su uso, el seguimiento de unas buenas prácticas de higiene como reemplazo frecuente de guantes, uso de doble guante en tareas de alto riesgo y lavado escrupuloso de manos tras su retirada, son imprescindibles para garantizar la protección y minimizar los riesgos por exposición a agentes biológicos. 

Puede consultar la nota técnica en el siguiente enlace del Instito Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.