Actualidad

Noticias

Medidas preventivas generales para eliminar o reducir el riesgo del trabajo con calor

Publicado el 04/07/2019

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone
coordinacion-actividades-empresariales-autónomos

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) nos recuerda que en época estival, las condiciones climáticas a las que se encuentran expuestos los trabajadores pueden ser la causa de accidentes de trabajo, algunos de ellos mortales y nos informa de pautas a aplicar para eliminar o reducir este riesgo.

¿Qué tipo de personas se ven afectadas al trabajar con calor?

Cada verano muchos trabajadores son víctimas del calor, especialmente aquellos que desarrollan su actividad al aire libre. Ciertos trabajos en obras públicas, en construcción, o en agricultura, conllevan la exposición de los trabajadores a temperaturas muy elevadas en los meses más calurosos y en las zonas más cálidas de nuestro país.

El estrés térmico por calor puede originar diversos daños a la salud, desde calambres, deshidratación, agotamiento por calor o golpe de calor. Este último es irreversible, de suma gravedad y puede llegar a ocasionar la muerte. Por ello, es fundamental que, tanto trabajadores como empresarios, tomen conciencia del riesgo de trabajar con calor. 

Guía para trabajar con calor del INSST

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) ha elaborado el documento «Trabajar con calor». En él se describen los principales factores de riesgo que intervienen en el estrés térmico por calor; los síntomas asociados al golpe de calor y la actuación recomendada a seguir en caso de que el trabajador lo sufra. Asimismo, recoge un conjunto de medidas preventivas generales para eliminar o reducir dicho riesgo.

Factores de riesgo

El documento elaborado por el INSHT diferencia hasta tres tipos de factores de riesgo:

Factores climáticos

  • Exposición a temperaturas y humedades elevadas.
  • Escasa ventilación.
  • Exposición directa a los rayos del sol.

Factores relacionados con el tipo de tareas

  • Dificultad para proporcionar a los trabajadores puntos de alimentación con agua fresca, especialmente en exteriores.
  • Trabajo físico de alta intensidad.
  • Pocos descansos o pausas de duración insuficiente.
  • Uso de equipos de protección que impiden la evaporación del sudor.

Factores individuales

  • Pérdida de aclimatación al entorno.
  • Falta de condición física.
  • Antecedentes médicos (enfermedades del sistema cardiovascular, de las vías respiratorias, diabetes o insuficiencia renal.).
  • Ingesta de medicamentos como antihistamínicos, diuréticos o antidepresivos.
  • Consumo de sustancias tóxicas, (alcohol o cafeína).
  • Edad avanzada ya que las personas mayores presentan más riesgo de deshidratación al verse alterado el mecanismo de termorregulación.

Medidas preventivas para trabajar con calor

  • Comprobar las condiciones meteorológicas de manera frecuente e informar a los trabajadores.
  • Limitar las tareas que requieran un gasto energético elevado o proporcionar ayudas mecánicas para la manipulación de cargas.
  • Proporcionar puntos de suministro agua potable en las proximidades del centro de trabajo.
  • Habilitar puntos de sombra o locales con aire acondicionado.
  • En locales cerrados instalar ventiladores, equipos de climatización, persianas, estores y toldos para disminuir la temperatura en caso de locales cerrados.
  • Limitar el tiempo o la intensidad de los trabajos, haciendo rotaciones de tarea siempre que haya sitios con menor exposición que lo permitan.
  • Adaptar los horarios para planificar las tareas más pesadas en las horas de menos calor.
  • Considera que el periodo de adaptación de un trabajador al calor es de 7 a 15 días.
  • Aumentar la frecuencia de las pausas.
  • Si es posible, permitir al trabajador adaptar su propio ritmo de trabajo.
  • Utilizar prendas amplias, de tejido ligero y colores claros, además de proteger la cabeza con gorras o sombreros.

¿Y si se sufre un golpe de calor?

El INSHT especifica que se debe:

  • Situar al trabajador en una zona a la sombra y en un ambiente frío, a ser posible.
  • Desabrochar o quitar algunas prendas.
  • Duchas con agua fría (15-18ºC). Nunca utilizar agua más fría de 15ºC, ya que se puede producir una disminución de la pérdida del calor, debido a una constricción de los vasos sanguíneos cutáneos.
  • Si el trabajador está consciente, darle agua fría para beber. En caso de que esté inconsciente, colocarlo en posición recostado sobre un lateral de su cuerpo, con la cabeza ligeramente ladeada, el brazo inferior atrás, extendido, el superior flexionado hacia adelante y arriba y las piernas flexionadas, más la superior que la inferior.
  • Otra opción es cubrir el cuerpo con toallas o paños húmedos, cambiándolas con frecuencia y en combinación con un ventilador eléctrico o un dispositivo similar, para ayudar a disminuir la temperatura.
  • Contactar con los servicios médicos y, si es posible, llevar al trabajador al hospital lo antes posible. Una persona que sufre un golpe de calor puede precisar oxígeno, administración de suero por vía intravenosa y, algunas veces, medicación adecuada.

El documento elaborado por el INSSTse puede consultar en este enlace.