string(2) "es"

Actualidad

Noticias

Cómo hacer una auditoría energética y obtener importantes ahorros económicos

Publicado el 20/01/2023

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone
auditoria energetica

En este artículo te explicamos cómo hacer una auditoría energética para obtener los máximos beneficios para la empresa. Te explicamos toda la metodología a seguir en la ejecución de la auditoría energética y los increibles beneficios que puedes lograr con la reducción de tus facturas de consumos.

Qué es una auditoría energética

Una auditoría energética es un estudio completo cuyo objetivo es analizar y valorar la eficiencia energética de una instalación, industria o edificio, para así estudiar el consumo energético y establecer las opciones posibles para reducir dicho consumo y lograr así un importante ahorro económico y energético.

Toda auditoría energética requiere de una metodología y de un equipo especializado para su realización. En este artículo te contamos cómo hacer una auditoría energética y cómo obtener los máximos beneficios de ella.

Cómo hacer una auditoría energética

La eficiencia energética es un objetivo crítico para la Unión Europea en su lucha contra el cambio climático y además constituye uno de los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030.

En el ámbito empresarial existe una normativa concreta, el RD 56/2016, que transpone al ordenamiento jurídico español la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, por la que se modifican las Directivas 2009/125/CE y 2010/30/UE. Este Real Decreto obliga a determinadas empresas a realizar una auditoría energética de forma periódica. Si quieres saber más sobre este Real Decreto te recomendamos este artículo sobre el RD 56/2016.

Teniendo en cuenta este contexto legislativo, de forma genérica, para la realización de una auditoría energética se cumplirá con lo establecido en el artículo 3 del Real Decreto 56/2016, en el que se establece el Alcance de la exigencia y criterios mínimos a cumplir por las auditorías energéticas:

Las auditorías energéticas se atendrán a las siguientes directrices:

  • a) Deberán basarse en datos operativos actualizados, medidos y verificables, de consumo de energía y, en el caso de la electricidad, de perfiles de carga siempre que se disponga de ellos.
  • b) Abarcarán un examen pormenorizado del perfil de consumo de energía de los edificios o grupos de edificios, o de las operaciones o instalaciones industriales, con inclusión del transporte dentro de las instalaciones o, en su caso, flotas de vehículos.
  • c) Se fundamentarán, siempre que sea posible, en el análisis del coste del ciclo de vida antes que en periodos simples de amortización, a fin de tener en cuenta el ahorro a largo plazo, los valores residuales de las inversiones a largo plazo y las tasas de descuento.
  • d) Deberán ser proporcionadas y suficientemente representativas para que se pueda trazar una imagen fiable del rendimiento energético global, y se puedan determinar de manera fiable las oportunidades de mejora más significativas.

 

Una auditoría energética se ejecutará siguiendo con la serie de normas UNE-EN 16247 Auditorías energéticas, partes 1 a 4. Si además la empresa dispone de auditorías energéticas previamente realizadas, es aconsejable también tenerlas en consideración.

La realización de una auditoría energética tiene un trabajo de análisis y estudio y también una parte que requiere trabajo de campo y en todo caso debe ejecutarse siguiendo unas fases concretas para garantizar el éxito de la auditoría energética.

 

Fases para la realización de una auditoría energética

La auditoría energética se desarrolla de acuerdo con la metodología de la serie de normas UNE-EN 16247 y siguiendo las siguientes etapas:

 

  1. Contacto preliminar

Obviamente es necesario realizar un contacto previo con la empresa que desea contratar la auditoría energética para conocer sus objetivos y los resultados que desea conseguir con la auditoría energética que se va a llevar a cabo.

 

  1. Reunión inicial

En una segunda fase se realizará una reunión inicial con el personal de la empresa contratante, se definirá el alcance y los objetivos que se persiguen con la auditoría energética.

En esta reunión inicial se decidirá si la auditoría energética incluye un edificio o proceso entero o partes del edificio o proceso o algún sistema técnico, es decir, se delimitará el alcance. Deberá en todo caso realizarse un método de muestreo adecuado, de tal forma que cualquier muestra seleccionada de espacios, sistemas o equipo sea representativa de todo el edificio o de un grupo de edificios.

Se definirá el nivel de detalle de la auditoría energética, incluyendo en particular el alcance de las campañas de medida para complementar los datos y los requerimientos o condiciones para la ejecución de dichas campañas.

 

3.- Recopilatorio de información y datos

Dentro de esta fase de trabajo el objetivo primordial debe ser el de obtener la mayor información posible de la instalación para la realización de la auditoría energética.

La recopilación de datos debe ser adecuada al alcance de la auditoría energética. En todo caso, incluirá como mínimo:

  • Datos de potencias cuartohorarias para todos los contratos de suministro de energía eléctrica con discriminación horaria (los facilita la compañía comercializadora a petición del cliente). En general, datos de facturaciones de energía eléctrica. Precios de la energía eléctrica (tarifas).
  • Datos de consumos de energía eléctrica, de los contadores de que disponga el centro, con la mayor resolución temporal disponible.
  • Datos de consumo de combustibles (gas natural, gasóleo) desglosados al mayor detalle disponible. Precios de los combustibles.
  • Perfiles de carga y patrones producción y de ocupación, si se dispone de ellos.
  • Horarios de operación.
  • Datos de consignas de funcionamiento.
  • Planos de edificios e instalaciones, con superficies y ubicación de equipos, así como indicaciones de servicios suministrados espacios por zonas o salas (qué espacios se calientan, refrigeran, ventilan).
  • Planos eléctricos (unifilares) y esquemas de principio de las distintas tecnologías horizontales (calefacción, ACS, generación y distribución de calor, refrigeración, aire comprimido…).
  • Descripción y esquemas de los procesos principales
  • Datos de producciones.
  • Diagramas de configuración y control.
  • Datos técnicos de los principales equipos consumidores de energía.
  • Resultados de medidas de gases de combustión disponibles.

 

Tras el análisis de la información, se elegirán aquellos sistemas que utilizan energía y los elementos que se van a verificar in situ, dependiendo del objetivo, el alcance y el nivel de detalle de la auditoría energética.

 

4. Trabajo de campo

Es necesario realizar una planificación de las mediciones que se van a realizar en la auditoría energética de manera que se organicen cuáles son los parámetros a evaluar, y con qué equipos de medición se realizarán.

Los trabajos de campo incluirán inspección de las instalaciones, con la toma o confirmación de datos in situ para corroborar o complementar la información previamente recabada y/o facilitada por el cliente.

En principio, las medidas relativas a tecnologías horizontales (tanto en edificios como en proceso) que se suelen llevar a cabo, de manera genérica, son:

  • Medidas de gases de combustión en calderas: Para poder evaluar el funcionamiento así como el rendimientos de equipos como calentadores o calderas.
  • Medidas de temperatura superficial, para estudio de calorifugados y balances térmicos
  • Medidas de caudal de líquido, si fuera necesario para realizar balances.
  • Medidas de nivel lumínico, en casos de iluminación de naves industriales o de grandes espacios con consumo de energía eléctrica relevante o exteriores.
  • Medidas de velocidad de aire con anemómetro (en su caso).

Por su parte, los equipos o sistemas no horizontales serán objeto de medidas específicas, adecuadas a sus características particulares.

Además, se recabarán para la auditoría energética con carácter general datos de mediciones eléctricas (potencia, desequilibrio de fases, armónicos), generalmente en los puntos necesarios parar alcanzar un desglose suficiente de los consumos o individualizar consumos que puedan ser objeto de medidas correctoras.

 

  1. Análisis

Con toda la información recopilada se calculará el desempeño energético real de los procesos o de los sistemas horizontales y se comparará ese desempeño con los desempeños reales obtenidos a partir de la recopilación de información y de los resultados de medidas. Para ello, será necesario que el equipo técnico al frente de la auditoría energética realice las siguientes actuaciones:

  • Confeccionar un balance energético con desglose de los consumos de energía.
  • Definir y calcular indicadores de desempeño energético.
  • Identificar y evaluar oportunidades de mejora. Se evaluarán con relación a la línea base definida por el balance energético y desglose de consumos.

 

  1. Propuestas de mejora

Como resultado de la auditoría energética se establecerán las propuestas de mejora. El equipo técnico al frente de la auditoría energética, propondrá todas aquellas mejoras técnicas necesarias para reducir el consumo de energía y combustible, y por tanto conseguir importantes ahorros económicos para la empresa.

Las medidas podrán consistir en:

  • medidas para reducir o recuperar las pérdidas de energía;
  • sustitución, modificación o adición de equipos;
  • operación más eficiente y optimización continua;
  • mejoras en el mantenimiento;
  • buenas prácticas, formación y concienciación;
  • mejora de la gestión de la energía.

 

Para cada oportunidad de mejora de la eficiencia energética propuesta, se calculará el ahorro de energía y económico esperado, (antes y después de implementar la mejora de la eficiencia energética), teniendo en consideración los factores de ajuste adecuados, así como aspectos tales como costes del ciclo de vida o tarifas eléctricas.

  7- Estudio de viabilidad económica

El auditor energético responsable de la auditoría energética hará también un estudio económico de las inversiones que conllevan y las amortizaciones correspondientes.

Se llevará a cabo un análisis económico de las oportunidades de mejora incluidas en la auditoría energética, valorando el periodo necesario de amortización a partir de la estimación del coste de la inversión,  y en especial se calculará el ahorro de energía logrado, precio de la energía y combustibles, etc

El objetivo es que la empresa conozca o pueda estimar los períodos de retorno de cada una de las propuestas de mejora de la auditoría energética.

 

  1. Informe de auditoría energética

Toda la información y estudios realizados quedarán plasmados por escrito en el informe de auditoría energética.

En el informe de auditoría energética se recogerá como mínimo la siguiente información:

1.- Síntesis y conclusiones.

2.- Datos identificativos de la empresa.

3.- Factores de conversión utilizados.

4.- Consumo de energía

5.- Coste de la energía

6.- Mediciones

7.- Reparto energético de las instalaciones y equipos

8.- Análisis de las instalaciones y equipos

9.- Propuestas de mejora con las inversiones estimadas y los ahorros previstos

 

  1. Reunión final

En la reunión final se llevará a cabo la entrega del informe de la auditoría energética, y se realizará una presentación y explicación de los resultados de tal forma que puedan facilitar la toma de decisiones por parte de la empresa.

 

Beneficios de una auditoría energética

Son múltiples los beneficios que se logran con la realización de una auditoría energética en una empresa, pero aquí queremos citar los más importantes de ellos:

  • Aumenta la competitividad de la empresa.
  • Se consiguen importantes ahorros económicos y reducciones de consumos
  • Se optimizan costes, mediante la detección de anomalías, funcionamientos incorrectos de equipos
  • Ayuda a la innovación en la empresa, al plantear soluciones tecnológicas más avanzadas que ayudan a reducir el consumo
  • Contribuye al respecto y cuidado del medio ambiente
  • Mejora la imagen de la empresa, como empresa innovadora y empresa sostenible

Por tanto una auditoría energética se debe entender más como una inversión que como un gasto, puesto que a la larga, el coste de la auditoría se acabará recuperando con los importantes ahorros en las facturas energéticas.

En Eurofins Envira Ingenieros Asesores realizamos auditorías energéticas y disponemos de un equipo de auditores energéticos cualificados y especializados en temas de eficiencia energética. Si deseas informarte o pedirnos un presupuesto sólo tienes que contactar con nosotros a través del teléfono 985 98 00 50 o bien a través del siguiente formulario.