Actualidad

Noticias

Qué es el ciclo integral del agua y por qué es importante

Publicado el 30/08/2022

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone
ciclo integral del agua

El agua es un recurso vital para nuestra supervivencia y optimizar el ciclo integral del agua es la clave para un uso más eficiente y sostenible de este recurso. En este artículo te contamos qué es el ciclo integral del agua y por qué es tan importante para la sostenibilidad.

Qué es el ciclo integral del agua

El ciclo integral del agua es el conjunto de operaciones o etapas que forman parte de la gestión global del agua, es decir, es el recorrido que sigue el agua desde que se realiza su captación a partir del medio natural origen, pasando por todo el proceso de potabilización del agua para que sea apta para el consumo, su distribución y finalmente la reincorporación de las aguas residuales, una vez depuradas, para ser devueltas al medio sin afección ambiental.

Como es lógico, la optimización de la gestión del ciclo integral del agua es clave para lograr un uso sostenible y eficiente de este recurso, lo que pasa por el conocimiento exhaustivo de todas y cada una de estas etapas que forman el ciclo integral del agua y la optimización de cada una de ellas.

En el ciclo integral del agua intervienen las siguientes fases o etapas:

  • La captación del agua: el agua puede ser captada de diferentes orígenes o medios naturales (embalses, pozos, agua del mar, etc). Esta fase tiene por fin captar el agua necesaria para los diferentes usos y consumos, ya sea para uso industrial, como para consumo humano.

En función de dónde proceda el agua podríamos hacer una primera clasificación del tipo de captación:

  • Captación de aguas superficiales: si procede de un rio, embalse, etc
  • Captación de aguas subterráneas: si su origen es un pozo o acuífero

Podríamos hablar de un tercer tipo correspondiente a las aguas reutilizadas, aquellas que provienen de un proceso de depuración que en algunos casos pueden ser destinadas a ciertos usos diferentes al consumo humano, como puede ser el riego, limpiezas, etc

  • El transporte del agua: la siguiente fase del ciclo integral del agua consiste en su transporte para que, una vez captada, el agua pueda ser dirigida hacía las plantas potabilizadoras o depuradoras.
  • El tratamiento o potabilización: en las plantas potabilizadoras se realiza la potabilización del agua, consistente en el tratamiento necesario del agua bruta para que sea adecuada para el consumo humano. Esto se realiza en las ETAP, siglas correspondientes a Estaciones de Tratamiento de Agua Potable. El tipo de tratamiento al que se somete el agua para su potabilización puede ser muy diferente según el agua a tratar, pero de manera general podemos hablar de los siguientes procesos:

-Preoxidación : Introducción de un químico oxidante, para eliminar cualquier materia que pueda oxidarse

-Coagulación y floculación: Agrupación de las partículas responsables del color y la turbidez

-Decantación: Por gravedad se depositan en el fondo las partículas anteriores, lo que da lugar a un lodo que debe ser extraído para su tratamiento posterior

-Filtración: Retención a través de filtros de aquellas partículas que no pudieron ser extraídas en el proceso anterior

-Neutralización: Ajuste de la acidez del agua para evitar corrosión de tuberías

-Desinfección final

 

  • El suministro y distribución: en esta etapa del ciclo integral del agua se trata de hacer llegar el agua al punto de consumo (ya sean industrias, negocios, viviendas, etc). La distribución se realiza a través de dos tipos de redes, la de alta y la de baja. La red de alta es la que distribuye el agua desde las ETAP hasta la entrada de las poblaciones y la baja es la encargada de distribuir hasta cada punto de consumo
  • La recogida de las aguas residuales: como consecuencia del consumo del agua se generan aguas residuales o vertidos que deben ser recogidas a través de la red de alcantarillado (tuberías, canalizaciones, estaciones de bombeo), para recoger y transportar el agua residual desde los puntos de consumo hasta las plantas de depuración para su tratamiento.
  • La depuración de las aguas residuales: esta etapa del ciclo integral del agua consiste en el tratamiento de las aguas residuales generadas, para lo cual se utilizan las EDAR (Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales). En estas estaciones de depuración, el agua residual es sometida a diversos y complejos procesos basados en metodologías físico químicas y biológicas para la reducción de los contaminantes presentes.
  • El traslado para su reutilización o para reincorporación al medio natural: finalmente, las aguas residuales, una vez sometidas al proceso de tratamiento en la EDAR, pueden ser reutilizadas para ciertos usos (como riego, limpieza, etc) o bien pueden ser reincorporadas al medio natural en condiciones adecuadas para evitar daños al medio acuático receptor.

Por qué es importante la gestión del ciclo integral del agua

No cabe duda de que el agua es uno de los recursos más importantes para la vida por lo que la correcta gestión del mismo a través de todo el ciclo integral del agua es clave para nuestro desarrollo como sociedad.

Según datos del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográ­fico, la demanda aproximada de agua en España para el año 2021 fue del orden de los 32.000 hm3/ año, y los principales usos a los que fue destinada fueron:

El regadío y usos agrarios, ocupando aproximadamente el 80,5% de la demanda, seguido por el abastecimiento urbano que representa el 15,5%. Tras ello estaría el uso industrial.

Durante los últimos tiempos, y en especial con el efecto devastador del cambio climático, hemos sufrido importantes sequias, por lo que la escasez del agua se ha convertido en un problema de primer orden en nuestro país. Cada vez somos más conscientes de la importancia estratégica de este recurso, tanto para la subsistencia como para el desarrollo de nuestra economía. El uso eficiente y sostenible del agua es clave para nuestra subsistencia y para ello es necesario que optimicemos todas y cada una de las etapas que forman parte del ciclo integral del agua, evitando pérdidas, fugas, consumos innecesarios, contaminación, etc.

En esta línea las Administraciones Públicas están desarrollando importantes acciones para poner coto a este problema. Dentro de las acciones, se encuentra la presentación por parte del Gobierno del Proyecto Estratégico para la Recuperación y la Transformación Económica (PERTE) Digitalización del ciclo del agua.

Este proyecto aborda la importancia de emprender una completa moder­nización del ciclo integral del agua como punto de partida imprescindible para avanzar hacia una gestión más eficiente y sostenible del agua.

Asimismo, cabe recordar que el agua y su gestión, está dentro de la Agenda 2030 como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En concreto el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6, el ODS 6, identifica como una de las metas a alcanzar en 2030, una mejora del 10% en la eficiencia del uso del agua, introduciendo medidas para el aumento de la circularidad del ciclo del agua y de disminución del consumo neto.

Por otra parte, dentro del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) 2021-2030 se identifica la gestión del agua como una de las prioridades.

No cabe duda de que el agua y la gestión eficiente del ciclo integral del agua son una prioridad.

Una gestión soste­nible y eficiente del agua, el acceso a un suministro seguro, fiable y asequible de agua y la exis­tencia de servicios de saneamiento adecuados, mejoran el nivel de vida, expanden las economías locales y promueven la creación de puestos de trabajo más dignos y a una mayor inclusión social. Junto a ello, una a gestión sostenible y eficiente del agua es también un motor esencial para el crecimiento verde y el desarrollo sostenible, así como para el impulso de la economía circular.

 

De igual manera a nivel industrial queda mucho por hacer. Las empresas deben implementar medidas para la optimización del ciclo integral de agua en sus procesos. Analizar cada una de las fases del ciclo del agua para lograr su optimización, eliminando fugas, consumos innecesarios, redunda en importantes beneficios para la empresa.

En Eurofins Envira Ingenieros Asesores somos especialistas en soluciones para la optimización integral del ciclo del agua. Realizamos estudios especializados de toda la problemática del agua en la industria abordando todo el ciclo del agua y buscando alternativas para su optimización:

  • Determinar los tratamientos adecuados
  • Reducir los consumos de aguas y los vertidos de aguas residuales
  • Reutilizar el agua
  • Cumplir los valores límite de emisión
  • Optimizar los consumos energéticos en las distintas fases del ciclo del agua
  • Establecer indicadores para las diferentes fases del ciclo del agua
  • Servicio EDAR Optimiza: optimización de depuradoras biológicas