• Reducción de consumos.
  • Reducción de carga contaminante.
  • Mejora de eficacia del proceso de depuración.
  • Medidas correctoras.
  • Optimización energética en el uso del agua (eficiencia de bombeos, sistema de depuración aerobios, etc.)